Baño

Los expertos no se ponen de acuerdo en lo relativo a la frecuencia en la que se deben realizar los baños. En general esta no deberá ser inferior a una vez al mes. Algunos autores señalan que se debe hacer cuando lo necesitan, cuando el pelo está sucio. Es muy importante usar productos específicos para perro porque el pH es distinto y nuestros productos dañarán notablemente al perro produciendo mal olor, caspa y dermatitis.

Es preferible cepillarlo frecuentemente a bañarlo. Por eso, si se ensucia de barro en días de lluvia, es suficiente con limpiarle con una esponja húmeda (sin productos). Durante el verano, si se bañase en el mar, tendremos que eliminar el exceso de sal y arena. Un buen baño con agua dulce y el consiguiente cepillado será suficiente.

 

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this pageShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario