Dientes

Normalmente, el veterinario comprueba el estado dental de tu perro y puede indicarte si necesita algún procedimiento especial. Aparte de eso, no es necesario hacer ningún trabajo especial. Los dientes se limpian solos al masticar el pienso o morder juguetes, un trozo de manzana o zanahoria, huesos recreativos (huesos grandes y crudos), etcétera. Ofreciéndole cosas que pueda mordisquear se mantiene a raya el sarro y el mal olor sin necesidad de usar pasta de dientes para perros o chuches para limpiar su boca (métodos muy poco efectivos).

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Uñas

Cortarle las uñas al perro no siempre es necesario. Cuando el perro trabaja y pasea diariamente, probablemente no lo necesite. Sin embargo, si las uñas llegan a tocar el suelo (si oyes sus pisadas) necesitará un corte.

El corte de uñas es necesario para evitar que el perro resbale sobre suelos resbaladizos. Además, si el crecimiento es excesivo, la uña se le puede clavar, retorcer y herir sus patas. Puede provocar que el perro tome posturas “raras” para evitar que se le incrusten las uñas y puede llegar a repercutir en toda su estructura ósea. El perro con las uñas excesivamente largas sufrirá mucho dolor al caminar y no podrá desempeñar correctamente su trabajo.

Este trabajo es mejor dejarlo en manos de tu veterinario o del peluquero canino porque podrías producirle lesiones que, aunque no son demasiado graves, podrían complicarse a posteriori. Es suficiente con preguntarle en tu próxima visita si puede comprobar si tu perro necesita un corte de uñas.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Oídos

Solo se deben limpiar si fuese necesario. Es recomendable vigilar el estado de sus oídos con cierta frecuencia para vigilar la aparición de infecciones. Si el canal auditivo está un poco sucio es suficiente con pasar una gasa limpia (no usar papel higiénico porque se pueden quedar trocitos en el oído). Si estuviese muy sucio, hay que usar productos específicos para su limpieza, como el Aurigel.

En caso de que tenga los oídos sucios varios días seguidos es posible que tenga una infección y debe verlo un veterinario.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Baño

Los expertos no se ponen de acuerdo en lo relativo a la frecuencia en la que se deben realizar los baños. En general esta no deberá ser inferior a una vez al mes. Algunos autores señalan que se debe hacer cuando lo necesitan, cuando el pelo está sucio. Es muy importante usar productos específicos para perro porque el pH es distinto y nuestros productos dañarán notablemente al perro produciendo mal olor, caspa y dermatitis.

Es preferible cepillarlo frecuentemente a bañarlo. Por eso, si se ensucia de barro en días de lluvia, es suficiente con limpiarle con una esponja húmeda (sin productos). Durante el verano, si se bañase en el mar, tendremos que eliminar el exceso de sal y arena. Un buen baño con agua dulce y el consiguiente cepillado será suficiente.

 

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Cepillado

El cepillado es un cuidado muy importante para la salud del perro. Cumple distintas funciones dependiendo del tipo de pelo, que van desde evitar la formación de nudos, la higiene, ayudar a la distribución de las grasas naturales, masajear, ayudar a la circulación, controlar la infestación de parásitos externos y, si se hace bien, fortalecer la relación con el perro y ayuda a relajarse.

Además, cepillando diariamente a tu perro se eliminarán todos los restos de pelo muerto que, de otra manera, terminarían en las alfombras de nuestro propio domicilio, en nuestros centros de trabajo o en la tapicería del taxi. Y es interesante manipularle en busca de posibles lesiones, espigas, parásitos, etc. Es decir, es un buen momento para hacer una revisión completa. De esta manera el pelo siempre se mantendrá sano y bonito.

Para que el momento del cepillado sea adecuado debe ser una actividad relajada. Se puede aprovechar un rato al final del día para cepillarle lentamente. Si al perro no le gusta mucho esta manipulación, es recomendable hacérselo más fácil distrayéndolo con chuches (las recompensas que usemos habitualmente o su propio pienso). Si encontramos un nudo hay que deshacerlo con cuidado, ti tiramos fuerte se pueden producir hematomas bajo la piel y la próxima vez el perro no querrá ser cepillado. Intentemos ponérselo lo más fácil posible después de todo lo que trabajan por nosotros.

El tipo de cepillo que necesita cada perro puede variar dependiendo de su raza. Tanto los Labradores retriever, Golden retriever, Flat-coated retriever y Pastor alemán necesitan un cepillado diario con una carda suave y flexible. De esta forma se desenreda y eliminan cuerpos extraños del pelaje del perro sin arañar la piel. Para comprobar si nuestra carda es adecuada, la pasaremos con la misma intensidad que solemos hacerlo en el perro por el antebrazo, si te araña la piel no es una carda adecuada.

Ya que es un instrumento que vamos a necesitar usar a diario es recomendable que adquiramos uno de buena calidad.

En el caso del Labrador, al ser de pelo corto, usando únicamente la carda es suficiente. El Golden retriever, Flat-coated retriever y Pastor alemán también necesitarán un trabajo de deslanado (retirar el exceso de subpelo sin dañar el pelo primario) en verano y cuando muda.

Ninguna de estas razas necesita que se le corte el pelo.

 

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Ejercicio

Un perro guía no necesita hacer ejercicio. Los paseos diarios y el trabajo son suficientes para él. Si se controla la comida adecuadamente, no sufrirá sobrepeso. Sin embargo, si el usuario quiere, puede compartir algunas actividades físicas con su perro guía tales como pasear por el campo o montaña o nadar.

El ejercicio no debe ser breve y explosivo, ya que puede ejercer una influencia estresante negativa. En su lugar, se busca realizar una estimulación física más moderada y de mayor duración.

Si el perro no ha llevado una estimulación física activa tendría que aumentar el nivel gradualmente a lo largo de varias semanas. El ejercicio excesivo es quizás más perjudicial que el no hacer suficiente.

Para pasear por la montaña o nadar lo más aconsejable es que pueda ir suelto. Si en algunos tramos tuviese que ir atado, es preferible que sea de un arnés normal, en todo caso no se debe usar collar de castigo (ahogo o semiahogo) en el campo. De esta forma protegemos su columna vertebral de los latigazos que puede llevarse al recibir al llevarse un tirón involuntario.

Para pasear por el campo es preferible dejar al perro suelo o atado de un arnés normal (no el arnés de perro guía) y guiarse usando una barra de direccionalidad. De esta forma, ambos podréis disfrutar del paseo en lugar de hacerle trabajar.

Si el perro necesitase bajar de peso, el ejercicio más recomendable es nadar porque previenen los impactos que pueden sufrir las articulaciones que otros ejercicios pueden causar. También es necesario hacer ejercicios de calentamiento antes de empezar el ejercicio y de relajación para prevenir calambres, aumentar gradualmente el ritmo cardiaco, etcétera.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Juegos y Juguetes

Además del paseo, el perro también necesitará otras fuentes de estimulación mental. Existen una cantidad de juguetes para estimular a nuestro perro mentalmente, desde los que actúa él solo, hasta los que necesita de nuestra colaboración para resolverlos.

Los juguetes tipo Kong son muy interesantes para todo tipo de perro, pero especialmente para los perros guía. Son juguetes rellenables de comida, los perros pasarán un rato muy entretenidos averiguando cómo sacar la comida. Al principio hay que ponérselo muy fácil para evitar que se frustre y con el tiempo ponérselo más difícil. En la página web de Kong ofrecen varias recetas riquísimas para rellenar el juguete y tener al perro entretenido y divirtiéndose un ratito. Este tipo de juguetes los utilizan y recomiendas en la Fundación ONCE del Perro Guía. El tamaño más adecuado es el grande (Large) en color rojo (Clasic) si no suele romper los juguetes o negro (Extreme) si es destructor.

La marca Kong también ofrece otra serie de juguetes de distintas dificultades para sacar la comida de su interior como los Genius, los Quest, los Wobbler, etc.

También se le puede ofrecer juguetes que pueda mordisquear como cuerdas anudadas, huesos plásticos con sabores, huesos recreativos (huesos crudos de gran tamaño), juguetes para limpiar los dientes,…

Los juegos de olfateo son muy recomendables. Consisten en esconder (aumentando gradualmente la dificultad) trozos de comida ya sea pienso, salchichas u otro alimento o juguete que le motive a buscar. De esta forma le enseñamos a usar su potente olfato, lo cual es muy entretenido y relajante para ellos.

Está completamente desaconsejado jugar a juegos explosivos con el perro guía tales como lanzar la pelota, perseguirle, luchar, tira-afloja, etcétera. Evitaremos estas actividades porque liberan altas dosis de adrenalina, aumentan sus pulsaciones y, en muchos casos provoca adicción. Tampoco se le debe proporcionar en ningún caso juguetes que piten o suenen porque pone muy nerviosos a los perros (y al resto de la familia), en algunos casos no son capaces de parar de jugar hasta que consiguen que deje de pitar, y terminan destrozándolo.

 

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Paseos

Para que no pase demasiado tiempo aguantando sus necesidades (provocando que trabaje peor), debe tener al menos tres paseos diarios. El paseo de un perro debe ser un momento relajado en el que se le permita al perro olfatear libremente. Dejar la correa larga para darle cierta libertad a nuestro alrededor en su momento de descanso.

Es muy favorable fomentar que el perro se estimule explorando. Siempre que el perro tome la iniciativa, es recomendable permitirle relacionarse con otros perros y personas durante el paseo.

Si cogiese algo del suelo que temamos que se pueda tragar o cortar, es preferible intercambiárselo por premios a quitárselo y enfadarnos. Si le regañamos por coger cosas del suelo, aprenderá a hacerlo cuando no te des cuenta o puede llegar a provocar que se trague cosas que normalmente no les interesa a los perros, como ocurre frecuentemente con las piedras.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Comida

Es muy importante para mantener a nuestro a animales de compañía que ingieran una dieta equilibrada que satisfaga sus necesidades energéticas y proporcione los nutrientes adecuados. Lo más sencillo es ofrecerles pienso. A la hora de elegir un pienso adecuado para nuestro perro debemos comprobar que el primer ingrediente sea carne de animal (pollo, pescado, ternera, etcétera) y que tenga la menor cantidad posible de cereales, especialmente maíz.

Lo más adecuado es dividir la comida en varias veces (dos o tres) y dárselo SIEMPRE a la misma hora. De esta forma evitamos que el perro esté hambriento y ansioso, lo que puede provocar que trabaje peor. Además, es muy recomendable guardar una porción de su comida para poder premiarle cuando esté trabajando bien, ¡que sepa lo que nos gusta que nos guíe tan bien!

Es conveniente tener cierto control sobre el peso del perro para evitar sobre peso, especialmente en los Labradores y Golden retriever. Un animal normal debe tener las costillas palpables (sin pasarse) y cintura.

Si necesitases hacer un cambio en la alimentación, debes hacer una transición de al menos una semana entre el pienso antiguo y el nuevo. No permitas que le den comida a tu perro y así evitarás distracciones y posibles intoxicaciones.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter