Historia

Un poco de historia

Los orígenes del adiestramiento de perros guía se remontan al siglo XVIII. Concretamente, al año 1827, en Austria, donde Leopold Chimani escribió el libro de la historia de Joseph Resinguer, un joven de 17 años nacido en 1775 que adiestró a sus tres perros para que le ayudasen a desplazarse.

Años más tarde, en Viena, Johann Willkelm Kleim publicó el primer manual sobre el adiestramiento de perros de asistencia donde perfeccionaba las técnicas de Joseph Resinguer. Hacía referencia a “un arnés rígido y previamente adiestrado, con mucho cuidado, por una persona vidente” (Coon, 1959, pag 45). Pero, desgraciadamente, este proyecto permaneció en el olvido de la comunidad internacional durante mucho tiempo.

En 1845, el alemán Jacob Birrer publicó un libro describiendo las técnicas utilizadas para adiestrar perros guía. Los principios básicos de adiestramiento utilizados en aquella época se han ido perfeccionando hasta nuestros días.

Pero el momento histórico en que se inicia el movimiento del perro guía tal y como lo conocemos en la actualidad data de principios del siglo XX, en Alemania. Debido al gran número de soldados que habían perdido la vista durante la Primera Guerra Mundial, se abrió la primera escuela de adiestramiento de perros para personas ciegas. La escuela abrió sus puertas en el año 1916, en Oldburg. El Doctor Gerhrard Stalling experimentó adiestrar los primeros perros guía. Al ver que los resultados eran satisfactorios, se abrieron tres escuelas más en Alemania: la escuela de Württemberg, la de Postdam y la de Munich.

La raza escogida en aquel momento fue el pastor alemán, por su carácter y por sus buenos resultados en los procesos de adiestramiento realizados hasta el momento.

El trabajo llevado a cabo en Alemania no tuvo mucho eco internacional hasta que diez años más tarde, en 1927, Dorothy Harrison Eustis, una criadora americana de pastores alemanes que vivía en Suiza adiestrando perros de rescate para la Cruz Roja, escuchó hablar de la escuela alemana y se desplazó hasta allí para estudiar sus técnicas.

El 5 de noviembre del año 1927, Dorothy Harrison publicó un artículo en el diario norteamericano The Saturday Evening Post donde describía su visita. De esta manera, introdujo en su país el concepto de ‘perro guía’ y la importancia de su labor.

El artículo captó la atención de Morris Frank, un joven norteamericano ciego que, tras leer la experiencia de Dorothy Harrison, contactó con ella personalmente con el fin de proponerle que adiestrase un perro para él, para que le proporcionase independencia. Dorothy Harrison aceptó el reto con la condición de que Morris se desplazara a Suiza para participar en el adiestramiento de Buddy, una hembra de pastor alemán.

En 1928, Morris viajó a Fortuna Fields para recoger al can que los instructores Jack Humphrey y George Eutis habían adiestrado para él.

Una vez adiestrada Buddy, el Sr. Morris decidió, junto con Dorothy Harrison, fundar The seeing eye (Los ojos que ven); la primera escuela de perros guía en Estados Unidos, situada en Nashville (Tenesse). Posteriormente, abrieron otra en Morristown (New Jersey), que albergaba bajo el mismo techo la residencia de personas ciegas y las instalaciones para el adiestramiento de perros.

En 1929, el centro de adiestramiento L’oeil qui voit abrió sus puertas en Laussane (Suiza). Inicialmente, los perros habían sido criados en Fortuna Fields. A partir del año 1934, se inició la cría en el mismo centro de Laussane. Los instructores eran suizos, italianos y ingleses; y algunos de ellos trabajaron en países de Europa y en los Estados Unidos.

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this page
Print
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter