Juegos y Juguetes

Además del paseo, el perro también necesitará otras fuentes de estimulación mental. Existen una cantidad de juguetes para estimular a nuestro perro mentalmente, desde los que actúa él solo, hasta los que necesita de nuestra colaboración para resolverlos.

Los juguetes tipo Kong son muy interesantes para todo tipo de perro, pero especialmente para los perros guía. Son juguetes rellenables de comida, los perros pasarán un rato muy entretenidos averiguando cómo sacar la comida. Al principio hay que ponérselo muy fácil para evitar que se frustre y con el tiempo ponérselo más difícil. En la página web de Kong ofrecen varias recetas riquísimas para rellenar el juguete y tener al perro entretenido y divirtiéndose un ratito. Este tipo de juguetes los utilizan y recomiendas en la Fundación ONCE del Perro Guía. El tamaño más adecuado es el grande (Large) en color rojo (Clasic) si no suele romper los juguetes o negro (Extreme) si es destructor.

La marca Kong también ofrece otra serie de juguetes de distintas dificultades para sacar la comida de su interior como los Genius, los Quest, los Wobbler, etc.

También se le puede ofrecer juguetes que pueda mordisquear como cuerdas anudadas, huesos plásticos con sabores, huesos recreativos (huesos crudos de gran tamaño), juguetes para limpiar los dientes,…

Los juegos de olfateo son muy recomendables. Consisten en esconder (aumentando gradualmente la dificultad) trozos de comida ya sea pienso, salchichas u otro alimento o juguete que le motive a buscar. De esta forma le enseñamos a usar su potente olfato, lo cual es muy entretenido y relajante para ellos.

Está completamente desaconsejado jugar a juegos explosivos con el perro guía tales como lanzar la pelota, perseguirle, luchar, tira-afloja, etcétera. Evitaremos estas actividades porque liberan altas dosis de adrenalina, aumentan sus pulsaciones y, en muchos casos provoca adicción. Tampoco se le debe proporcionar en ningún caso juguetes que piten o suenen porque pone muy nerviosos a los perros (y al resto de la familia), en algunos casos no son capaces de parar de jugar hasta que consiguen que deje de pitar, y terminan destrozándolo.

 

Imprime este contenido o compártelo en redes sociales (Facebook o Twitter).
Print this pageShare on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario